Vegan cheesecake de coco y fresa


Si te gustan los postres cremosos, te encantará éste!
El relleno es de leche de coco, anacardos, y sirope de ágave para el toque dulce. 
Un poco de zumo de lima para dar un poco de acidez que se contrarresta con un poco de mermelada de fresa casera

Con tanta cremosidad, la masa tenía que ser crujiente : está hecha de nueces y dátiles, con un toque de sal para contrastar un poco con el dulce. 

Un cheesecake sin la culpa de estar comiendo cheesecake, porque todos los ingredientes son 100% naturales y sin refinar!



No hay cocción, se dejan los pastelitos en el congelador hasta que se cuajen. Luego se pueden comer totalmente congelados como un helado, o ligeramente tiernos. 




Ingredientes (para 6 mini cheesecakes de 7cm de diámetro) : 

Para el relleno :
  • 12cl de leche de coco
  • 40g de aceite de coco
  • 3 cucharadas de sirope de ágave
  • 100g de anacardos (remojados una noche)
  • zumo de 1/2 lima
  • 3 cucharadas de mermelada de fresa

Para la masa
  •  80g de dátiles (peso sin hueso)
  • 80g de nueces (o almendras, o avellanas)
  • 1 cucharadita de sal en escamas (Maldon)

Preparar la masa : 


Poner los dátiles en un robot de cocina, triturar hasta reducir en puré. Añadir las nueces, triturar hasta tener trocitos todavía visibles (4-5mm de ancho). Añadir la sal, dar una mini vuelta más y apagar. 
Disponer unos circulos pasteleros en una bandeja de silicona, o con papel antiadherente. Poner un poco de masa en el fondo, más o menos sobre 4-5mm de grosor. Aplanar presionando bien con las manos o con la tapita de los discos para que se amalgamen las nueces con los dátiles.



Preparar el relleno : 

Poner en un bol todos los ingredientes del relleno, menos la mermelada. Triturar con mini pimmer, hasta conseguir una textura totalmente cremosa, sin que queden trozos de anacardo sin triturar. Verter este relleno en los discos encima de la masa. Repartir un poco de mermelada de fresa encima en forma de círculo o espiral (si el relleno está muy líquido, puedes dejar los moldes unos minutos en el congelador primero, para que se cuajen un poco antes de repartir la mermelada). 




Poner los cheesecakes al menos 2 horas en el congelador. Para sacarlos del molde, sólo hace falta calentar el metal un poco con las manos, y empujar un poquito. Sale solo! 




Degustar los cheesecakes con una cucharadita de la misma mermelada de fresa, o coulis de fresa con frutos rojos ácidos. 



También se pueden enmascarar los cantos del cheesecake con un poco de coco rallado, para darles más una aparencia de pastelito : 



A disfrutarlos!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada