Buddha Bowl de quinoa, zanahorias, garbanzos y tofu, salsa de mostaza y tahini

El "buddha bowl" es el plato combinado de toda la vida, sólo que se hace exclusivamente con alimentos saludables y generalmente "superalimentos" (éstos que nos proporcionan muchísimas vitaminas y nutrientes!). En esta versión lleva quinoa, zanahoria y garbanzos al horno, tofú rebozado, aguacate y naranja. Todas las texturas están presentes, desde cremoso a crujiente, y el abanico de sabores también es amplio, desde dulce a ácido. Este plato te dejará satisfech@ a todos los niveles, y saber que encima es una mina de cosas buenas para el cuerpo lo hace más atractivo aún!

Ingredientes : 
  • 150g de quinoa
  • 6 zanahorias (500g)
  • 300g de garbanzos cocidos
  • 200g de tofu ahumado
  • 1 aguacate
  • 1 naranja
  • perejil y cilantro picados
  • 1 cucharada de harina de garbanzo
  • 1 cucharadita de comino molido
  • tomillo 
  • sal, pimienta
  • sal maldón
Para la salsa : 
  • 1 cucharada de mostaza fuerte
  • 1 cucharada de tahini
  • 1 cucharada de vinagre balsámico
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 4 cucharadas de agua
  • 2 dátiles
  • una pizca de sal

 
Cocer la quinoa en agua hirviendo. Cuando esté ya un poco blanda, escurrir, y volver a poner a cocer tapado, a fuego muy bajo unos 10 minutos para que vaya absorbiendo el sobrante de agua (asi se quedará más separada). Cuando está ya cocido, añadirle sal, pimientra, cilantro y perejil picados.
Preparar las zanahorias : pelarlas y cortarlas en bastoncitos. Ponerlas en un cuenco con aceite de oliva y tomillo, y hornear a 200 grados unos 20 minutos.
Para los garbanzos : escurrirlos muy bien (secar con papel si hace falta), y ponerlos en un cuenco, mezclados con el comino y con un poco de sal. 
Para el tofu : cortar en daditos, pasar por harina de garbanzo y tomillo, y poner sobre un papel antiadherente en un cuenco. Aliñar con un chorrito de aceite de oliva. 
Cuando las zanahorias están casi hechas, subir el horno a 230 y poner a hornear los garbanzos y el tofu también para que se vayan dorando. Cuanto más dorado, más sabor.

Preparar la salsa : verter todos los ingredientes en un blender, triturar hasta que se forme una emulsión.


Preparar los platos : empezar poniendo la quinoa, y luego en cada lado un ingrediente : tofu, garbanzos, zanahorias, aguacate y naranja en rodajas. Terminar disponiendo la salsa encima, y un poco de sal maldon.

Curry de guisantes (matar masala)

peas-guisantes-curry-matar-masala
Esta receta es una versión de un curry típico de la zona del Kerala en la India. Existen muchas variaciones, se pueden incluir anacardos, nata, etc, etc... En esta versión hemos cambiado los anacardos por cacahuetes, que le dan un sabor muy particular al curry y le queda muy bien. Como lleva mucha salsa, lo ideal es comerlo con naans, shapatis, o en nuestro caso tortitas hechas con harina de garbanzo


Ingredientes (para 2-3 personas) :
  • 4 dientes de ajo
  • 200ml de tomate triturado
  • 1 cucharadita de curry
  • 1 cucharadita de garam masala
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro molido
  • 1 clavo machacado
  • 1/2 cucharadita de chile molido
  • 200g de guisantes congelados
Para la salsa de cacahuete : 
  • 10g de jenjibre fresco
  • 30cl de leche de coco
  • 100g de cacahuetes 
  • 2 cucharaditas de azúcar
Para las tortitas (pudla) :
  • 200g de harina de garbanzo
  • 25cl de agua
  • cilantro picado 
  • 1 pizca de sal

Preparar la salsa de cacahuete : poner los cacahuetes en una sarten con el azúcar, y dejar que caramelicen ligeramente. Añadir el jenjibre picado, la leche de coco, dejar que hierva unos segundos y apagar el fuego. Triturar este mezcla con batidora o con un blender. 

Poner un poco de aceite vegetal en una sartén, echar el ajo prensado (o picado) y todas las especias. Dejar que todo se dore ligeramente. Añadir el tomate triturado, tapar y dejar que se evapore todo el agua del tomate, a fuego medio, para que se vaya cociendo bien. Añadir los guisantes, un vaso de agua, tapar y dejar que se hagan 5 minutos. Añadir entonces la salsa de cacahuetes y dejar 5 minutos más.

Para las tortitas : mezclar la harina de garbanzo con el agua, la sal, y un poquito de cilantro picado. La consistencia tiene que ser la de una sopa espesa. Cocer las tortitas en una sartén de fondo antiadherente, sobre un grosor de 2-3 milimetros, unos 3 minutos de cada lado (hasta que se doren).
NOTA : si dejas que repose la masa una o dos horas antes de preparar las crepes, no se romperán tanto en la sarten, y serán más esponjosas. 


Mini hamburguesas de lentejas, quinoa y dátiles con pan de harina de amaranto

 
Una receta que gustará a todos los amantes del fast food, que no se darán cuenta de que además es totalmente saludable! Estas mini hamburguesas quedarán muy bien tanto para una cena como para un pica pica. Las puedes presentar entre dos panes como una hamburguesa normal, o servirlas como si fueran falafels, con una salsa de yogur o picante. Se adaptan a todos los estilos!




Ingredientes (para 8 mini hamburguesas) : 
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla
  • 200g de lentejas cocidas
  • 150g de quinoa cocida
  • 8 dátiles picados
  • 2 cucharadas de semillas de lino
  • sal, pimienta
  • 1 cucharadita de curry
  • 1 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de chile
  • 2 cucharadas de cilantro picado
  • 1 cucharada de menta picada
Para el pan (16 mini panes) : 
  •  400g de harina de amaranto
  • 1 vaso de agua
  • 1 pizca de sal

Poner las semillas de lino en remojo en 4 cucharadas de agua. 
Picar la zanahoria y la cebolla muy, muy finitos. Ponerlos a rehogar con aceite de oliva, hasta que estén bien dorados. Añadir el curry, el comino y el chile, y mezclar bien. Añadir las lentejas, las semillas de lino, y dejar que se vaya secando un poco la mezcla a fuego lento. Tiene que quedar como un puré muy espeso, pegajoso y un poco seco. Apagar el fuego y añadir la quinoa, los dátiles y las hierbas picadas. Mezclar muy bien.
Formar bolitas del tamaño de una albóndiga, y aplanar un poco para dar la forma de mini hamburguesa. Disponer en papel antiadherente, y hornear a 210 grados unos 15 minutos. Sacar del horno y dejar enfríar un poco antes de manipular las hamburguesas : se irán endureciendo a medida que se vayan enfríando y tendremos menos riesgo de romperlas.


Para el pan : mezclar la harina con la sal, y añadir poco a poco el agua, justo lo suficiente para que se pueda amasar. Amasar muy brevemente, y formar bolitas del tamaño de una albóndiga. Aplanarlas con las manos untadas en aceite de oliva, y disponerlas en una placa para el horno. Hornear unos 15-20 minutos a 200 grados. 

 

Plato combinado de ensaladas

 
Una ensalada súper completa, que nos deja totalmente satisfechos a nivel del apetito y del paladar. Es una combinación de tres platitos : una ensalada verde (escarola) con un poquito de ajo, un arroz con tomates, aceitunas y perejil, y una patata hervida con crema agria y cebolla tierna. Para aliñar, una salsa de pesto con nueces. El resultado es un plato único perfectamente equilibrado : el arroz y la patata nos proporcionan todos los carbohidratos necesarios, la escarola nos trae mucha fibra y vitaminas, la nata y el pesto nos traen ácidos grasos esenciales y antioxidantes. Y el ajo y la cebolla con sus virtudes antiinfecciones nos ayudarán a combatir los últimos resfriados del invierno! Si le añades huevo, tendrás también toda la proteína que necesitas. Si eres vegano, puedes añadir dados de tofu salteados con salsa de soja, por ejemplo.


Ingredientes (para dos platos grandes) : 
  • hojas de escarola
  • 10 tomates cherry
  • un bol de arroz cocido del día anterior
  • 10 aceitunas
  • 2 patatas medianas
  • 3 cucharadas de nata
  • zumo de una lima
  • 10-12 nueces
  • 1 ramito de albahaca
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla tierna
  • 1 diente de ajo
  • perejil picado
  • 1 huevo duro (versión veggie), o dados de tofu (versión vegana)

Poner las patatas a cocer en agua con la piel. Cuando estén tiernas, sacarlas y pelarlas, y no dejar que se enfríen.
Mientras, lavar la escarola y escurrirla.
Preparar el pesto : en el bol de una batidora, poner la albahaca, el zumo de media lima, unas 6 o 7 nueces, medio vasito de agua, e ir triturando a medida que vamos añadiendo el aceite de oliva. Vamos a obtener una salsa un poco espesa.
Preparar el arroz : mezclar el arroz con los tomates cherry partidos por la mitad, las aceitunas, el perejil picado, y aliñar con la mitad de la salsa de pesto.
Preparar la crema agria : mezclar la nata con el zumo de media lima, mezclar bien y dejar que cuaje unos dos o tres minutos.


Aliñar las hojas de escarola partidas en trocitos con un poco de aceite, vinagre, sal y ajo (y el huevo si se desea). Disponerlas en la mitad del plato. Disponer el arroz en un cuarto del plato, y en el otro cuarto disponer la patata hervida todavía caliente partida en dos, con un poco de crema agria encima. Aliñar con el resto del pesto, y decorar con cebolla picada y nueces.

Fajitas de tofu con tortitas de amaranto

fajitas amarantoEl amaranto es un pseudocereal, como la quinoa, que aunque se parezca físicamente más a un cereal, se acerca más a las legumbres a nivel nutricional, por su gran contenido protéico. Tambien cabe destacar que no contiene gluten, lo cual hace que su consumo sea apto para celíacos. Estas fajitas de tofu con pimiento rojo son en sí un plato completo, por su contenido en hidratos de carbono, grasas saludables y proteínas. También nos aporta muchas vitaminas y antioxidantes a través del aguacate y de los tomates crudos. El amaranto contiene también muchos minerales y vitamina B, un grupo de vitaminas fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro metabolismo.

Ingredientes (para 4 fajitas pequeñas, tipo wrap) : 
  • 280g de harina de amaranto
  • 1 vaso de agua (15cl aprox)
  • 1 pizca de sal
  • 2 pimientos rojos (o 1 rojo, 1 verde)
  • 1 cebolla
  • 2 tomates
  • 150g de tofu
  • 1 cucharada de comino molido
  • 1/2 cucharadita de chile picante
  • 1 aguacate
  • cilantro
  • zumo de lima

Preparar las tortitas :  
Mezclar la harina con la sal, y verter progresivamente el agua hasta poder empezar a amasar. La masa tiene que quedar bastante dura, si le ponemos demasiada agua se volverá muy pegajosa. Amasar brevemente, y dividir en 4 bolitas. Enharinar bien la mesa y el rodillo, y estirar la masa en 4 discos de 2-3 milimetros de grosor. Poner las tortitas a cocer una por una en una sarten con fondo antiadherente, sin aceite, a fuego medio-alto. Darles la vuelta cuando se empiezan a dorar y a hinchar. Ambos lados tienen que estar bien dorados. 

fajitas-amaranto-harina-sin-gluten
Preparar el relleno : 
Picar la cebolla, ponerla a dorar en una sarten con aceite. Añadir el pimiento en láminas finas, dejar que se dore, y añadir uno de los tomates cortado en daditos. Incorporar el comino y el chile, dejar que todo se haga a fuego vivo. Añadir el tofu en dados, y dejar que se caliente a fuego medio. 

Montar las fajitas : en cada tortita, disponer un poco de relleno, unos trozos de aguacate, daditos de tomate crudo, un chorrito de zumo de lima y cilantro.

fajitas-amaranto-harina-sin-gluten


fajitas-amaranto-harina-sin-gluten

Si quieres saber más sobre los beneficios nutricionales del amaranto, puedes visitar esta página, o ésta.



Ravioli de champiñones y polenta, salsa de pimiento asado

Una receta para lucirte! La pasta fresca permite hacer combinaciones interesantes que no se encuentran fácilmente en el comercio. Este ravioli gigante va relleno de champiñones, polenta, ajo y perejil. Lo acompaña una salsa de pimiento asado muy sencilla y sabrosa. La preparación es un poco larga, pero vale la pena. Este plato se puede servir también como una mini tapita para empezar la cena con colores y mucho sabor!

Ingredientes (para 12 ravioli de 7cm de diámetro) : 

Para la pasta :
  • 150g de harina 
  • 75g de agua
  • 1 cucharadita de aceite de oliva

Para el relleno : 
  • 200g de champiñones
  • 70g de polenta
  •  1 ramito de perejil
  • 1 diente de ajo
  • sal, pimienta

Para la salsa : 
  • 2 pimientos rojos
  • aceite de oliva

Preparar la salsa : partir los pimientos por la mitad, sacar las semillas y ponerlos en una bandeja al horno con un chorrito de aceite de oliva, a 200 grados unos 40 minutos. Cuando la piel esté un poco quemada, sacarlos del horno, sacar la piel y triturarlos junto con su aceite de cocción. Reservar. 

Preparar la pasta : mezclar la harina con el agua y el aceite y amasar con energía 5 minutos. Poner la masa en un film y dejar reposar media hora. 
Mientras, preparar el relleno : poner los champiñones a saltear en un poco de aceite de oliva. Cuando estén dorados, añadir el ajo picado y saltear unos segundos más. Reservar.
En la misma sarten, poner dos vasos de agua a hervir, y echar la polenta. Remover sin parar, a fuego medio, hasta que la polenta haya absorbido todo el líquido, y que se quede bien espesa. Dejar enfríar.

Poner los champiñones en el bol de un procesador, con el perejil picado. Triturar bien, y añadir la polenta. Procesar hasta que se mezcle bien todos los ingredientes. Rectificar de sal y pimienta. 

Estirar la pasta con la máquina de pasta, o con un rodillo. Tiene que quedar fina, pero no demasiado para que luego no se salga el relleno (yo la dejé en el penúltimo número de la máquina).


Poner las tiras de pasta en la mesa bien enharinada. Disponer encima unas cucharadas de relleno, mojar todo el contorno con agua y disponer encima una segunda tira de pasta. Pegar bien los contornos, procurando que el aire salga antes de sellarlos. Marcar los raviolis con un vaso ligeramente más pequeño que el cortapasta, apretando un poco para que estén perfectamente sellados. Luego, recortar con el cortapasta.

El vaso para sellar es ligeramente más pequeño que el cortapasta.


 





Cocer en mucha agua hirviendo, más o menos un minuto. Se tiene que poner muy poca cantidad de raviolis a la vez para evitar que se peguen. Se pueden poner en una bandeja aceitada a medida que los vamos sacando del agua para evitar que se peguen. 

Calentar la salsa de pimiento, rectificar de sal, y verterla en los platos de pasta bien calientes. Decorar con germinados, brotes, o albahaca, y unas almendras picadas. 

Los raviolis se pueden servir como tapita, con plato decorado con una pincelada de salsa :



O como un plato completo, con mucha salsa : 



Pastel crujiente relleno de patatas y lentejas


Un pastel fácil de preparar y aún más fácil de comer! Las porciones ya recortadas permiten sacarlo del horno y servirlo inmediatamente de una forma impecable. La masa de hojaldre crujiente esconde una capa de puré de patatas y un relleno de lentejas con setas y perejil, sazonado con comino y pimentón picante. Para darle aún más sabor, al final de la cocción pintaremos la superficie con una mezcla de aceite, champiñones, ajo y perejil. 

Ingredientes (para un pastel de 30cm de diámetro aprox, 4-6 porciones) :
  • 2 discos de masa de hojaldre
  • 1/2 lata de lentejas (200g)
  • 1 puerro
  • 3 patatas medianas
  • 250g de setas 
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 diente de ajo
  • 1 ramito de perejil
  • queso rallado (opcional)

Pelar las patatas, cortarlas en cubos grandes y ponerlas a hervir hasta que estén blandas. Escurrir y reducir en puré. Añadir un poquito de agua para obtener un puré bien espeso. Sal, pimienta, un poco de aceite de oliva, y la nuez moscada. Mezclar bien y enfríar.
Picar el puerro muy fino, ponerlo a rehogar en aceite de oliva. Picar las setas muy finitas e incorporar la mitad al puerro. Tapar y dejar que se haga a fuego lento. Una vez esté bien cocido, destapar y dejar que se dore un poco. Añadir el pimentón, el comino, sal, pimienta, la mitad del ramito de perejil picado bien finito, y por último las lentejas. Mezclar bien, aplastar un poco las lentejas para conseguir una pasta. Añadir un poco de agua si está muy seco, pero tiene que estar bien espeso.

Poner la otra mitad de las setas a rehogar en un poco de aceite de oliva, y dejar que vayan perdiendo el agua a fuego lento.

Mientras, disponer un disco de masa en la mesa, y cubrirlo con el puré de patatas hasta 2cm del borde (sobre un grosor de 1cm aprox). Disponer el relleno de puerro y setas encima, queso si se desea, y el segundo disco de masa. Pegar bien los bordes de la masa con un poco de agua, y apretando ligeramente con un tenedor.
Cortar las porciones dejando un espacio de 5cm de diámetro sin cortar en el centro. Darle la vuelta a las porciones, siempre en el mismo sentido, para que se vayan separando bien.

Hornear a 210 grados, unos 20 minutos. Mientras, sacar las setas del fuego, incorporarles el ajo picado, el resto del perejil picado, y un poco de aceite de oliva. Pintar el pastel con esta mezcla cuando lleve sus 20 minutos de cocción (que la masa se vea crujiente)  y volver a ponerlo en el horno para 5 minutos más.

Se puede comer asi en porciones con las manos, o como entrante acompañado de una ensalada verde.