Mini bombones helados de chocolate y coco

vegan-bounty-chocolateQué mejor para acompañar el café que unos bombones de chocolate? Y si además van helados, mejor que mejor! Esta receta es muy sencilla y resulta mucho más sana que cualquier bombón de chocolate que podrás comprar en el comercio, ya que siempre llevan muchísimo azúcar y una lista impresionante de conservantes. Aquí sólo hay chocolate negro, coco, y sirope de ágave. Para los golosos, se puede añadir una capa de caramelo que le dará un punto crujiente al bombón. ;)


Ingredientes (para 20 bombones aprox, tamaño cubito de hielo) :
  • 100g+50g de chocolate negro a 70% de cacao
  • 3 cucharadas de coco rallado
  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • 1 cucharada de agua
  • 1 cucharada de sirope de ágave
  • 50g de azúcar para el caramelo (opcional)

Mezclar el coco rallado con el aceite, el agua y el sirope. Mezclar bien para que se apelmace.

Fundir 100g de chocolate en el microondas o al baño María. 

En una cubitera, verter un poco de chocolate en cada cubito, más o menos hasta un tercio de la altura. 



Mover la cubitera de todos los lados procurando que el chocolate recubra bien todas las paredes. Ponerla inmediatamente en el congelador para que el chocolate se vaya endureciendo.

Una vez esté bien sólido el chocolate, rellenar los cubitos con la preparación de coco, presionando bien para que quede muy compacto. (En este momento, puedes añadir la capa de caramelo : tiene que ser muy fina para que no moleste al morder una vez fría). 

Volver a poner la cubitera en el congelador, y fundir la segunda parte del chocolate. Sacar la cubitera y verter una capa de chocolate encima de los bombones para sellarlos.



Volver a poner en el congelador hasta el momento de degustarlos. Para sacarlos, sólo tendremos que desmoldarlos al momento.
Si te gusta con más coco, puedes hacer mini bocadillos en vez de encerrar el relleno dentro del chocolate : una capa de chocolate, una capa de coco bastante gruesa, y otra de chocolate. Estará igual de bueno y más fresquito para el verano!



Croquetas de zanahoria y avena, salsa de queso azul

croquetas-albondigas-vegetarianas


Perfectas para servirlas de aperitivo y comerlas con los dedos, estas croquetas se pueden aromatizar con las especias que te gusten (comino, curry, etc...) y mojar en diferentes salsas : agridulce, soja, ketchup, yogur, o como en este caso, salsa de queso azul. Son bastante llenadoras, por lo que es aconsejable servirlas con unas verduras para dipear también, tipo bastones de zanahoria, apio, tomates cherry... o como en nuestra foto, acompañadas de una sencilla ensalada de tomates y albahaca.



Ingredientes (para unas 12-15 croquetas) :
  • 400g de zanahoria
  • 1 cebolla tierna
  • 2 cucharadas de copos de avena
  • 3 cucharadas de harina de garbanzo
  • 2 cucharaditas de semillas de lino
  • sal, pimienta
  • perejil o cilantro picado
  • curry (opcional)
  • semillas de sésamo (opcional)
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • aceite de oliva
Para la salsa de queso azul :
  • 10cl de nata
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharada de queso azul machacado
  • cebollino picado

Poner las semillas de lino en remojo en medio vasito de agua (7-8cl), durante al menos media hora. 
Mientras, rallar las zanahorias, picar la cebolla y poner todo en un cuenco. 
Añadir la harina de garbanzo, los copos de avena, las especias y hierbas, sal, pimienta, zumo de limón y las semillas de lino remojadas con su resto de agua. 
Mezclar muy bien, presionando un poco para que la harina de garbanzo se vaya pegando bien a la zanahoria. La mezcla tiene que ser muy espesa, poco húmeda, sólo la humedad necesaria para poder formar bolas.
Precalentar el horno a 230º.
Formar con las manos unas bolitas del tamaño de un huevo pequeño, y disponerlas sobre una bandeja con papel antiadherente. Pasarlas por semillas de sésamo, todas o la mitad.



Untarlas en aceite de oliva antes de hornearlas unos 20 minutos a 230º. Se tiene que formar una costra ligeramente dorada. 
Para la salsa de queso, mezclar todos los ingredientes con un tenedor, y está lista! 




Curry verde de calabacín, tomates cherry y garbanzos

 
Un curry verde muy fresco y perfumado para el verano. La pasta de curry verde se hace muy rápido, y fresca no tiene nada que ver con la pasta comprada, así que vale la pena reunir los ingredientes y los 30 segundos necesarios para triturarlos! :) 
Este curry, comparado con un curry indio que suele llevar mantequilla (ghee) o nata, es mucho más ligero ya que solo lleva leche de coco. Además es totalmente vegano. Si te apetece puedes añadir dados de tofu, aunque ya con los garbanzos tenemos mucha proteína.

Ingredientes (para dos platos grandes) : 
  • 200g garbanzos cocidos
  • 1 cebolla tierna grande
  • 50g tomates cherry
  • 1 calabacín
  • 30cl de leche de coco 
  • 6-7 hojas de kafir
  • 1 ramita de citronela
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de semilla de cilantro molido
  • 1/2 cucharadita de garam masala
  • sal
  • chile molido

Para la pasta de curry verde : 
  • un manojo (10 ramas aprox) de cilantro
  • un manojo de albahaca (5-6 ramas grandes)
  • 1 cebolla joven
  • 1 diente de ajo
  • zumo de una lima 
  • 10g de jenjibre fresco
  • 1 cucharadita de salsa de soja (o salsa Tamari para celíacos)


Preparar la pasta verde : triturar todos los ingredientes en el bol del turmix.

Para el curry : 
Cortar la cebolla y el calabacín en rodajas, y saltearlos hasta que pierdan un poco del crudo, pero que sigan firmes. Añadir las especias (comino, cilantro molido, garam masala, chile), y dejar que se calienten un poco. Añadir los garbanzos y los tomates cherry (partidos por la mitad) y saltear medio minuto. Añadir la leche de coco, la pasta de curry verde, las hojas de kafir, la citronela y dejar que se haga todo a fuego medio unos 7-8 minutos. Añadir sal al gusto. 



Servir con arroz blanco, o quinoa, o boulgour, y decorar con hojas frescas de cilantro y albahaca. 




Falafels de lentejas y alforfón sobre pudla (crep) de harina de garbanzo, con salsa de tahini

Una receta más bien oriental, muy versátil ya que se puede comer como "wrap", o plato completo si le pones más cantidad de relleno, o hasta como aperitivo para acompañar unos chutneys o salsas de tu elección, mojando la pudla en ellos. La pudla es una especie de crep hecho con harina de garbanzo, cebolla tierna y comino. Existen miles de variaciones y ésta es una de las más sencillas de hacer.Los falafels están hechos de lentejas y alforfón, lo cual les proporciona un toque crujiente. La receta no contiene gluten, y nos aporta muchas proteínas gracias a las lentejas y a los garbanzos.


Ingredientes : 

Para los falafels :
  • 1/2 lata de lentejas cocidas (250g)
  • 80g de trigo sarraceno
  • 2 cucharadas de semillas de lino
  • 2 cucharadas de harina de garbanzo
  • sal, pimienta
  • chile molido
  • 1 cucharadita de semillas de comino
  • 2 cucharadas de perejil picado
Para las pudlas : 
  • 180g de harina de garbanzo
  • 2 vasos de agua aprox
  • sal, pimienta
  • 1 cebolla tierna (sólo la parte verde)
  • 1 cucharadita de semillas de comino

Para la salsa de tahini : 
  • 2 cucharaditas de tahini 
  • 10cl de agua caliente
  • zumo de una lima 

Preparar los falafels : 



Poner a remojar las semillas de lino en medio vasito de agua (7cl aprox). Dejar que vayan absorbiendo todo el líquido. Mientras, cocer el trigo sarraceno en agua hirviendo hasta que esté blandito. Escurrir y dejar enfríar hasta que esté apenas tibio. 

Mezclar entonces el trigo sarraceno, las lentejas, las semillas de lino, el perejil picado, sal, pimienta, chile, y comino. Añadir la harina de garbanzo y mezclar con la mano amasando ligeramente para conseguir una masa con la que se puedan formar bolitas.

Formar y disponer estas bolitas del tamaño de una albóndiga sobre una placa de horno con papel antiadherente. Echar un chorrito de aceite de oliva encima y hornear a 220 grados unos 15 minutos, hasta que se forme una costra crujiente sobre los falafels. Sacar y dejar enfríar un poco (cuanto más fríos estarán los falafels, más compactos, asi no se romperán. Se pueden recalentar en un momento en el horno.)





Para las creps :  

Mezclar la harina de garbanzo con la sal, la pimienta y el comino. Añadir poco a poco el agua, removiendo bien para que no se formen grumos. Se tiene que llegar a la consistencia de una masa de crep. Dejar que repose la masa una hora al menos, y añadir la cebolla picada. 
Calentar una sartén antiadherente, y verter la cantidad de masa suficiente para un crep. Repartir bien la masa para que no quede demasiado grueso. Dejar que se haga a fuego vivo, hasta que los lados se puedan despegar. Darle la vuelta con mucha precaución y cocer el otro lado. 


Salsa de tahini : mezclar todos los ingredientes y batir con turmix. 


Montar los platos disponiendo el crep abajo, un relleno de verduras crudas o salteadas encima, los falafels, y la salsa de tahini. (En las creps de las fotos hay aguacate, tomate en dados y lechuga). 

 Disponer hojas de menta y perejil para dar más sabor y frescor al plato!

Pizza con masa de zanahoria (sin harina)

Si estás siguiendo una dieta que limita las harinas, o si eres alérgico al gluten, ésta es tu pizza. 

La masa está hecha con zanahoria rallada y harina de garbanzo, para conseguir una masa flexible y más sana que la tradicional. 

La zanahoria a parte de aportar fibra y vitaminas le da un sabor excelente a la pizza. Pruébala, te sorprenderá!



Ingredientes (para dos pizzas medianas) : 

  • 500g de zanahoria rallada
  • 150g de harina de garbanzo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de semillas de comino
  • 1/2 cucharadita de hierbas de provenza
  • 1 pizca de pimienta molida



Ejemplo de "toppings" :

Pizza de champiñones y queso de cabra con mermelada de cebolla :  

  •  50g de champiñones
  • 1/2 diente de ajo
  • perejil picado
  • 4 rodajas de queso de cabra
  • 3 cucharadas de tomate frito
  • 2 cucharaditas de mermelada de cebolla
  • tomillo 



Pizza de queso Emmental y aceitunas : 

  • 3 cucharadas de tomate frito
  • queso Emmental
  • aceitunas verdes o negras
  • albahaca fresca 



Para preparar la masa : 

Mezclar las zanahorias ralladas con la harina de garbanzo y las especias. 
Amasar con las manos unos 2 minutos para que se vaya incorporando bien la harina. 
Disponer una hoja de papel anti adherente sobre la bandeja del horno, y formar dos discos de masa aplastando con las manos. El grosor no debería de pasar de los 3-4 milimetros.
Hornear las masas unos 20 minutos a 200 grados, hasta que se vean doradas. 

Dejar enfríar un poco, y sacar el papel con mucho cuidado para que no se rompan. 

Disponer las guarniciones encima : saltear los champiñones con ajo y perejil, disponerlos sobre la masa untada con tomate frito, disponer el queso de cabra encima, un poco de mermelada de cebolla al lado, y espolvorear un poco de tomillo. Para la otra, disponer el tomate frito, el queso encima, y las aceitunas.

Hornear unos 5-6 minutos a 200 grados, hasta que se derrita el queso.



NOTA para veganos : la masa es 100% vegana! Para toppings aquí están unas sugerencias :
- aguacate, tomate, cilantro y zumo de lima
- chili sin carne
- champiñones, tomate frito, queso vegano
- untar con salsa satay, relleno verduras salteadas con tofú....
etc...etc...etc...!

Salteado tibio de trigo sarraceno versión tex-mex

El trigo sarraceno es muy versátil, se adapta a todo, igual que el arroz. En esta versión, lo hemos combinado con judías negras, judías verdes, cebolla, uvas pasas, manzana y un toque de comino en un salteado rápido. Servido con aguacate, tomate y nata agria, es un plato muy equilibrado, rápido y terriblemente sabroso. 



Ingredientes (para dos platos grandes) :
  • 100g de trigo sarraceno
  • 1 lata de judías negras (400g)
  • 1 cebolla
  • 1 manzana
  • 150g de judías planas
  • un puñadito de uvas pasas
  • 1 tomate
  • 1 aguacate
  • 10cl de nata
  • 1 limón
  • 1 cucharadita de comino en semillas
  • sal, pimienta
  • salsa picante (opcional)
  • aceite de oliva

Cocer el trigo sarraceno en agua hirviendo hasta que se ablande, pero que quede un poco firme. 
Cocer las judías 5 minutos en agua hirviendo, y refrescarlas en agua muy fría para cortar la cocción. Tienen que estar firmes y crujientes. 

Picar media cebolla muy finita, y ponerla a saltear en una sartén muy caliente junto con la manzana cortada en daditos. Cuando estén doradas, añadir las judías cortadas en trocitos, las pasas, el comino, sal y pimienta. Saltear dos minutos, añadir el trigo sarraceno, las judías pasadas por agua y escurridas, y saltear dos minutos más para que se tueste ligeramente el trigo, sin parar de remover. 


 
Mezclar la nata con el zumo de medio limón. Remover para que se corte y espese. 
Cortar el tomate y el aguacate en daditos, disponerlos en un plato con un poco de nata espesa al lado. Añadir el salteado, y aliñar con el resto del limón, un poco de aceite y salsa picante. Decorar con la otra mitad de la cebolla en rodajas, unos brotes de lechuga y cilantro picado.






Paella de cebada con verduras asadas

Si cada vez que preparas una paella tienes pánico a que se te pase el arroz, esta receta te lo pone fácil : es casi imposible que "se te pase" la cebada! Este cereal integral conserva su firmeza aunque esté cocido previamente en agua. Aquí lo hemos preparado como una paella, con su azafrán y su sofrito (que nos perdonen los puristas Valencianos por el término empleado, sólo lo hemos tomado prestado). ;)



Ingredientes (para 2-3 platos) :

  • 200g de cebada
  • 1 pimiento rojo
  • 2 calabacines pequeños
  • 250g judías planas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 tomates
  • 30cl de caldo de verduras 
  • hebras de azafrán
  • sal
  • aceite de oliva



Poner la cebada en remojo el día anterior (10-12 horas) para que se ablande.
Cambiar el agua, y cocer en agua hirviendo en una olla grande 20 minutos (la cebada tiene que estar firme todavía). Escurrir y reservar.

Blanquear las judías unos 5 minutos. Refrescarlas con agua fría para cortar la cocción.
Cortar la mitad del pimiento en daditos pequeños, y la otra mitad en láminas (las usaremos para decorar el plato).
Cortar el calabacín en cuartos o rodajas. 

 

Asar todas las verduras por separado en el paellero. Tienen que quedar ligeramente quemadas para que den más sabor a la paella.
Una vez estén todas asadas, reservar en un lugar caliente, y poner a dorar en el paellero el ajo cortado muy finito con un poco de aceite de oliva. Añadir el azafrán y a continuación el tomate triturado. Dejar que se evapore todo el agua y que el color cambie a anaranjado (unos 15 minutos a fuego medio).
Incorporar entonces la cebada, los daditos de pimiento, la mitad de las judías, y mezclar bien. Incorporar el caldo caliente, y dejar que la cebada lo vaya absorbiendo. 

Ya que la cebada es más firme que el arroz, está "permitido" remover de vez en cuando, aunque hay que hacerlo con precaución para que la paella no se nos transforme en risotto...

Al final de la cocción cuando casi todo el líquido esté absorbido, disponer las verduras encima de la "paella". 
Servir con limon, y un vino blanco muy fresco!
Si tienes la suerte de tener barbacoa, no dudes en hacer este plato directamente en la parrilla, te saldrá riquísimo.