Verduras al horno en pasta de curry de anacardos y crepes de espinacas

Un curry super cremoso y totalmente vegano. La pasta de curry se prepara con tomates, especias y anacardos, y se tritura para conseguir una textura muy fina y untuosa. Las verduras se cocinan en el horno para conservar todos sus sabores, y se mezclan con el curry en el momento de servirlas. El plato se puede servir con arroz pilaf, o con estos crepes de espinacas, cilantro y perejil. Son muy fáciles de hacer, y no llevan gluten. 

Ingredientes (para 2-3 personas) :

Verduras al horno : 
  • 1 pimiento rojo
  • 2 zanahorias
  • 1 berenjena
  • 1 cucharadita de comino en semillas 
  • 2 cebollitas tiernas
  • 3-4 ramitas de cilantro
Pasta de curry : 
  • 60g de anacardos 
  • 1 lata y media de tomate triturado (600 gramos, o 5 tomates frescos triturados)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 dátiles
  • 1 cucharadita de comino en semilla
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de curry 
  • 3 semillas de cardamomo
  • 2 hojitas de laurel
  • sal, pimienta
  • aceite de oliva
Crepes de espinacas : 
  • 120g de harina de garbanzo
  • 100g de espinacas
  • 1 ramo de cilantro (7-8 ramitas)
  • 1 ramo de perejil (7-8 ramitas)
  • 1/2 cucharadita de garam masala
  • 1/2 cucharadita de cominos en semilla
  • 1 diente de ajo
  • 3 cebollitas tiernas
  • zumo de 1/2 lima
Preparar las verduras al horno : cortar todas las verduras en cubitos pequeños y ponerlas en una bandeja con un poco de aceite de oliva. Añadir el comino y hornear a 200 grados de media hora a 40 minutos (remover a media cocción para que todo se cocine bien). 



Preparar los crepes : mezclar en un bol grande la harina de garbanzo con las especias y la sal, añadir el zumo de lima y un poco de agua y mezclar hasta conseguir una masa líquida pero bastante espesa (se acabará de diluir cuando le pongamos las verduras).
Cortar las espinacas en tiras finas, y picar cilantro, perejil, ajo y cebolla tierna. Incorporar todo a la masa, remover bien y dejar reposar media hora. 


Preparar la pasta de curry : en una sarten, dorar la cebolla picada muy finita. Añadir el ajo prensado y las especias, dorar medio minuto, añadir el tomate y dejar que se fría muy bien en el aceite. Cuando esté ya bien cocido (cambiado de color a rojo oscuro), añadir un vasito de agua (12cl), los dátiles picados, los anacardos y dejar a fuego lento 20 minutos. Pasado este tiempo, poner toda la salsa en un bol de turmix y triturar. Obtendremos una pasta bastante espesa y muy aromática (si queda demasiado espesa, se puede añadir un poco de agua). 


 Preparar los crepes : en una sarten antiadherente, disponer unas cucharadas de masa y extenderla en forma de discos finitos de unos 12-13cm de diámetro. Cocer 2 minutos de cada lado.


Acabar de perfumar el curry con unas hojas de menta y servir con los crepes a modo de tortillas, o de  "naans".
 

Verduritas salteadas con salsa de pesto rosso, gorgonzola y parmesano

Una receta muy fácil, sana y muy sabrosa. Se saltean las verduras y se sirven con una salsa de pesto rojo mezclado con nata y gorgonzola. El sabor es un poco dulce, con el amargor del gorgonzola para contrarrestarlo. Y como toque final, parmesano rallado para acabar de dar el sabor italiano! 

Ingredientes :
  • 8 patatitas nuevas (lo más pequeñas posible)
  • 5-6 champiñones
  • 150g de brocoli
  • 150g de coliflor
  • 1 diente de ajo
  • 3 tomates secos bañados en aceite
  •  6-7 hojas de albahaca
  • 5 anacardos (o avellanas)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de agua
  • 10cl de nata espesa 
  • 20g de gorgonzola
  • 20g de parmesano rallado
  • perejil picado
  • sal, pimienta
Cocer las patatas en agua, con su piel, hasta que estén todavía ligeramente firmes. Si son cocidas del día anterior, mejor aún. 

Mientras, preparar el pesto : en el bol del turmix poner los tomates secos, los anacardos (o avellanas), la albahaca, el diente de ajo, 10g de parmesano rallado (2 cucharadas aprox), 2 cucharadas de agua y triturar. Añadir poco a poco el aceite de oliva hasta que el pesto tenga la consistencia de una mayonesa. Reservar.
Poner un poco de aceite en una sarten bien caliente y saltear el brócoli y la coliflor en ramitos. Cuando estén un poco dorados, añadir medio vasito de agua y tapar. Dejar que se hagan así al vapor unos 4-5 minutos. Destapar, dejar que se acabe de evaporar el agua, añadir las patatas, los champiñones partidos por la mitad, y saltear dos minutos más a fuego vivo. 
 Añadir la nata, el gorgonzola en cubitos, y mezclar hasta que se derrita el queso. Añadir el pesto rojo, mezclar bien y servir enseguida con parmesano rallado y perejil picado. 

Quiche de espinacas y feta, masa de trigo sarraceno


Una quiche llena de verduras, y llena de sabores. La masa está hecha con trigo sarraceno, con lo cual no lleva gluten! El relleno se compone de espinacas, feta, nata, tomate cherry y espárragos, con un toque de parmesano. Es una buena forma de comer espinacas si normalmente no te entusiasman!

Ingredientes : 

Para la masa :
 Para el relleno :
  • 300g de espinacas frescas
  • 3 huevos ecológicos
  • 15cl de nata
  • 100g de feta 
  • 7-8 tomates cherry
  • 8 espárragos
  • 1 cucharada de uvas pasas
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharada de mostaza
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 ramito de perejil
  • parmesano rallado

Preparar la masa : en un bol, poner la harina, una pizca de sal, otra de pimienta y de tomillo. Añadir el aceite. Mezclar con una cuchara. Añadir poco a poco el agua hasta que podamos formar una bola que se pueda amasar. Amasar ligeramente, envolver la masa en un film transparente y dejarla reposar unos 20 minutos en la nevera.

Para el relleno : poner el ajo picado a dorar en una sarten con aceite de oliva. Añadir las uvas pasas, las espinacas, una cucharada de salsa de soja, y dejar que se vayan ablandando las espinacas. Cuando todavía quede un poco de agua en la sarten, añadir la nata, la nuez moscada y dejar que las espinacas se vayan acabando de cocer en la nata unos 3-4 minutos. Dejar que se vaya templando. Mientras, saltear los espárragos y reservarlos.

Estirar la masa entre dos papeles antiadherentes con un rodillo. La harina de trigo sarraceno, al no llevar gluten, hace que la masa no sea tan elástica como la de trigo. Por eso nos resultará más fácil usar papel para estirarla. 
Quitar el papel superior, y disponer la masa en un molde para tartas. Cortar los sobrantes con un cuchillo para que la masa se vea bonita. Pinchar con un tenedor para que no suba, y hornear a 220 grados unos 10 minutos, hasta que la masa se note seca en la superficie. 




Sacar la masa del horno, pintar el fondo con mostaza. Batir los huevos, añadirlos a las espinacas ya templadas. Desmenuzar la feta e incorporarla, junto con el perejil picado. Verter toda la mezcla en la tarta, decorar con los tomates cherry partidos por la mitad y los espárragos previamente salteados. 

Espolvorear un poco de parmesano rallado muy fino en la superficie de la quiche, y hornear a 200 grados unos 15 minutos. 
Servir con una ensalada verde. 
 


Enchiladas de alubias con verduras y dos quesos

 enchiladas-brie-texmex-italiano-gratinado-queso
 Una receta con influencias tex-mex e Italianas. Las enchiladas se rellenan con judías blancas sazonadas con comino, se enrollan y se cubren de verduras salteadas, salsa de tomate y queso. Para dar más sabor aún, sazonaremos con una mezcla de albahaca, tomate seco y hierbas remojadas en aceite de oliva. Es una explosión de sabores!

Ingredientes : 

Para la masa de las enchiladas : 
  • 100g de harina de garbanzo
  • 100g de masa madre (si no la tienes, la puedes sustituir por 50g de harina y 50g de agua) 
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de comino en grano
Para el relleno (chili sin carne) : 
  • 200g de judías blancas cocidas
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  •  1 ramita de apio
  • 1 cucharada de comino en polvo
  • 1 cucharadita de chile molido
Para la salsa : 
  • 1 lata de tomates pelados de 400g
  • 2 dientes de ajo
  • 2 dátiles (o una cucharadita de azúcar) 
  • 2 cucharadas de tomate frito
Para acabar el plato : 
  • 6-7 champiñones
  • 1 pimiento rojo
  • 70g de queso rallado (cheddar o emmental)
  • 50g de queso brie
  • 3 tomates secos
  • 1 diente de ajo
  • 5 hojas de albahaca
  • 1 ramita de romero
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Preparar la mezcla de hierbas, tomate seco y aceite : diponer en un bol la albahaca picada, el romero y el ajo picadito, y los tomates secos bien picados también. Añadir el aceite y reservar hasta que todo se vaya impregnando.

Preparar la masa de las enchiladas : 
Mezclar la harina de garbanzo con la masa madre (o el substituto). Añadir agua hasta conseguir una masa de crepe. Dejar reposar.

Preparar la salsa de tomate : en una olla con 3 cucaradas de aceite de oliva poner a dorar el ajo en rodajas hasta el punto de chips. Cuando esté dorado, añadir los tomates enteros y los dátiles picados. Tapar y dejar que la salsa se haga a fuego lento. Remover de vez en cuando hasta que los tomates se vayan deshaciendo. 

Preparar el relleno de las enchiladas : picar la cebolla y ponerla a dorar en una sartén con aceite. Añadir la zanahoria picada bien fina, y el apio picadito. Dejar que se doren, y añadir las especias. Saltear medio minuto y añadir las judías con el tomate frito. Dejar que se caliente bien y apagar el fuego. 

Preparar los creps poniendo un poco de masa en una sarten con fondo antiadherente. Cocer de un lado y de otro, y rellenar con el chili sin carne. Enrollar los creps, y cortarlos por la mitad, para que luego sea más fácil sacarlos del cuenco. Disponer los creps rellenos en un cuenco, cubrir con un poco de salsa de tomate. 
Saltear rápidamente los pimientos en tiras y los champiñones en rodajas. Disponerlos encima de los creps. Cubrir con queso rallado, trozos de Brie, y acabar regando con el aceite de hierbas.




Hornear a 160 grados unos 10 minutos, sólo hasta que el queso se derrita (si nos pasamos se quemarán los tomates secos!).

Servir cada enchilada con un poco de guacamole o una ensaladita verde.

Pan de masa madre con harina integral ecológica

pan-integral-masa-madre-sourdough-ecologico

Ya hemos hablado en este blog de los beneficios de comer un "pan de verdad", o sea un pan integral de masa madre, que no lleve nada más que harina, sal y agua. Aquí va una receta más fácil que la que estaba colgada hasta ahora. Las proporciones son para un kilo de pan (después del horneado). Tienes que haber "cultivado" la masa madre unos días o semanas antes. Puedes encontrar consejos aquí para empezar el proceso(clica!). Aquí haremos toda la masa madre con harina integral (el proceso es el mismo). No dudes en ir a tiendas ecológicas o tiendas especializadas en harinas para encontrar una harina integral ecológica de calidad, la de los supermercados suele ser de pésima calidad.


Ingredientes :
  • 600g de harina integral ecológica
  • 240g de masa madre
  • 360g agua a 30 grados (25 grados si hace mucho calor en tu casa)
  • 10g de sal

(Alimentar la masa madre unas 4 horas antes de empezar el pan. Tiene que estar en el punto de máxima activación de las levaduras. )

Calentar el agua a 30 grados y mezclarla con la sal en un bol grande. Añadir la masa madre y mezclar lentamente con una cuchara. Verter la harina, y empezar a amasar. La masa tiene que tener una consistencia suficientemente densa como para poder amasarla con las manos, pero suficientemente flexible para que no tengamos que hacer mucho esfuerzo para amasar. (Es probable que tengas que reducir o aumentar ligeramente la cantidad de agua en función de la calidad de tu harina, cada harina absorbe más o menos agua.)
Amasar unos 15-20 minutos en la mesa, lentamente primero, aumentando poco a poco la velocidad y la energía del amasado a medida que la masa vaya cogiendo cuerpo. Sentiremos que la masa está ya a punto cuando esté muy elástica y se despegue de la mesa sin romperse.
Dejar reposar la masa 10 minutos en el bol para que la harina acabe de absorber bien el agua. La masa se volverá también más elástica y fácil de amasar. 
Volver a poner la masa en la mesa, aplastarla ligeramente en forma de un disco grueso, e ir doblándola sobre si misma como si quisiéramos encerrar algo adentro. Ir repitiendo esta operación 3 o 4 veces para justamente encerrar el máximo aire posible, esto mejorará la fermentación y la creación de burbujas. Formar una bola bien limpia sin arrugas, y ponerla en el bol con la parte abombada arriba (o sea la parte de los lados que hemos doblado y sellado abajo).

Dejar que vaya fermentando a temperatura ambiente unas 3 horas (hasta que dobre de volúmen). La temperatura ideal del lugar de fermentación tendría que ser 25 grados. Si hace más calor, la masa necesitará menos tiempo de reposo, y si hace más fresquito la tendremos que dejar una hora más o así.

Pasado este tiempo, volcar otra vez la masa en la mesada, y volver a realizar la operación de doblar los lados hacia el centro para encerrar aire. Esta vez la haremos sólo una vez y muy brevemente para no dañar la masa y la red de gluten formada. Volver a formar una bola bonita, y dejarla reposar otra vez en el bol, sobre un trapo bien enharinado, esta vez con la parte abombada abajo (o sea con los bordes doblados y sellados puestos hacia arriba). De esta forma, en el momento de hornear, sólo tendremos que darle la vuelta al bol en la placa del horno para tener nuestro pan con el lado bonito arriba. Si tienes un bol especial para el pan (de los de ratán), mejor aún porque están hechos para favorecer que la masa coja más volúmen. Además dejan un dibujo circular hecho por la harina que se ve muy bonito al final de la cocción, como el de las fotos.

Tapar con otro trapo y dejar reposar unas dos horas más.
Calentar el horno a 250 grados. Preparar un cuenco o un molde planito con agua caliente y ponerlo abajo del horno. Este proceso nos permitirá conseguir mucho vapor al principio de la cocción, lo cual nos permitirá conseguir una costra más fina y crujiente.
Disponer el pan en la placa del horno bien cubierta de harina para que no se pegue. Para hacerlo, sólo tenemos que darle la vuelta al bol, así no tendremos que tocar la masa que estará muy blanda e hinchada, o sea difícil de manipular sin que se deforme. Cuanto más rápido lo hagamos, menos aplastaremos las burbujas de la masa, y el pan saldrá mas aereado! Hacer unos cortes con una cuchilla o un cuchillo muy bien afilado en la superficie de la masa para decorar y permitir que el pan pueda subir de forma más homogénea. Este dibujo será tu firma! 

Hornear a 250 grados los 15 primeros minutos, luego bajar a 220 los 30 a 40 minutos siguientes.
El pan está cocido cuando la costra se vea bien dorada y lo más importante de todo es que cuando le demos la vuelta, tiene que sonar hueco. Está es la señal de que está cocido.
El pan tiene que estar siempre bien cocido, y lo tenemos que dejar enfríar totalmente para evitar dolores de barriga (al enfríarse, el gas de las burbujas se irá sustituyendo por el aire ambiente). 
Sacarlo y dejarlo en una reja para que vaya circulando bien el aire al enfriarse.




Tacos de alubias, mango y aguacate, con masa casera de polenta y semillas de lino

tacos-vegan-masa-flax-tortilla-mango-chili

Sí, los tacos también pueden ser saludables! Esta receta propone preparar la masa con una base de polenta y semillas de lino. La polenta le da a la masa el sabor típico de las tortillas de maíz, y las semillas de lino nos permiten obtener una masa flexible fácil de enrollar. De relleno, pondremos unas alubias preparadas al estilo chili sin carne (puedes usar alubias blancas o negras), acompañadas de una ensaladita de mango, pimiento, aguacate y cilantro que nos aportará un toque dulce y muy fresco. Para darles un último toque mexicano, aliñaremos los tacos con una salsa de tomate y chile

Ingredientes (para 4 tacos) : 
  • 3 cucharadas soperas de semillas de lino
  • 5 cucharadas soperas de polenta
  • 15cl de agua
  • 1 mango
  • 1/2 pimiento rojo dulce
  • 1 aguacate
  • 2 cebollitas tiernas
  • 4 tomates cherry dulces 
  • 1 lata de alubias (blancas o negras)
  • 1/2 lata de tomate triturado (200g)
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de chile molido
  • 1 tomate pequeño (o 1/2 tomate grande)
  • zumo de 1/2 lima
  • cilantro picado
  • sal, aceite de oliva
Preparar la masa de los tacos : mezclar la polenta con las semillas de lino, una pizca de comino molido y una pizca de sal. Triturar todo en seco bien fino con un turmix. 

 
Verter esta mezcla en un bol y añadir el agua. Mezclar con una cuchara hasta conseguir una masa sin grumos, que tenga la consistencia de una masa de pancakes. Dejar reposar media hora en la nevera.

Preparar las alubias : verter 2 cucharadas de aceite de oliva en una olla a fuego medio. Cuando esté caliente, añadir una cucharadita de comino molido y a continuación el tomate con una pizca de sal. Dejar que se vaya cociendo. Cuando esté ya muy espeso, añadir las alubias, tapar y dejar 5 minutos a fuego lento. Reservar en caliente.

Preparar la ensalada : cortar el mango, el pimiento rojo, los tomates cherry y el aguacate en daditos muy pequeños. Disponerlos en un bol, añadir la cebolla tierna picada, el cilantro picado, un toque de chile molido, una cucharada de aceite de oliva y un poco de zumo de lima. Mezclar bien. 

Preparar la salsa picante : triturar el tomate (o medio tomate) fresco con piel y semillas con una cucharadita de chile molido en el bol de un turmix. Disponer esta salsa en un bol, añadir una cucharada de aceite de oliva y mezclar con cuchara.

Cocer la masa de los tacos : en una sarten con fondo antiadherente, bien caliente pero sin aceite (si le ponemos aceite la masa se irá resbalando), disponer unas dos o tres cucharadas de masa e ir extendiéndola con la ayuda de la cuchara en forma de un disco de 10-12cm de diámetro. Esta operación es un poco delicada, pero una vez que tenemos el disco bien formado, la masa se hace más fuerte y no se rompe. Darle la vuelta, cocer el "crepe" del otro lado y reservar en caliente hasta tener los 4 discos hechos.

Rellenar los tacos con las alubias, unas cucharadas de ensaladita y un poco de salsa picante. Servir con trocitos de lima que cada comensal podrá exprimir para dar un último toque ácido.

Curry indio cremosísimo de garbanzos


El "comfort food" personificado! La cremosidad de la salsa se consigue triturando la salsa que prepararemos con cebolla, ajo, tomates, especias y nata. El resultado final es un curry lleno de sabor, y lleno de nutrientes, especialmente proteínas por la asociación de los garbanzos con el trigo (los aminoácidos de cada alimento se combinan para reconstituir una proteína completa, de calidad igual a la de la carne). 

Ingredientes (para dos platos generosos) : 
  • 1 lata de garbanzos cocidos (400g)
  • 1 lata de tomates enteros pelados (o 4 tomates frescos)
  • 15cl de nata líquida
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 10g de jengibre fresco
  • 2 clavos
  • 1 cucharadita de chile molido
  • 1 cucharadita de cominos molidos
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro molidas
  • 1 cucharadita de curry de Madras
  • 1 corteza de cassia (o canela)
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 ramito de cilantro fresco 
  • menta picada
  • 100g de couscous de grano medio
Picar la cebolla, ponerla a dorar en una sartén con aceite vegetal. Dejar que reduzca hasta caramelizar. Añadir todas las especias, el jengibre y el ajo prensados, dejar que todo se dore muy bien. Incorporar los tomates sin piel ni semillas (de la ta o frescos. Si son frescos, se tendrán que hacer más tiempo). Dejar que se cocinen hasta que se vuelven anaranjados y dulces. Añadir una cucharada de azúcar para acabar de sacar la acidez. 
Poner toda la salsa en el bol de un turmix, añadir los tallos del ramito de cilantro y triturar muy fino. Volver a verter todo en la sarten, añadir los garbanzos, la nata, mezclar muy bien y dejar que se haga unos 10 minutos más a fuego medio.
Preparar el couscous mezclando la sémola con 2 vasos de agua hirviendo.
Servir el curry con el couscous, y decorar con las hojas de cilantro fresco y/o menta picada.


curry-indio-indian-chickpeas-garbanzos