Pastelitos de San Valentín

Se acerca la San Valentin, y qué mejor que un postre con fresas y chocolate para acabar una buena cena de enamorados? Este viene con un bizcocho de almendras y coco, una ganache de chocolate amargo con leche de coco y unas fresas (estos meses de calor inusual al menos tienen la ventaja de traernos fresas muy dulces!). Lo más sorprendente de todo ? No lleva absolutamente ningún producto animal. 

Os dejo el video de la preparación, y aqui va el listado de ingredientes para que os sea más fácil saber lo que necesitaréis.

Ingredientes :

Para el bizcocho :
  • 40g de almendra molida
  • 20g de coco rallado
  • 40g de harina
  • 3g de impulsor
  • 60g de azúcar
  • 7cl de leche de coco
  • 40g de aceite (de coco, girasol u oliva suave)
 Para la ganache : 
  • 80g de chocolate negro (70% cacao)
  • 8cl de leche de coco
Y para la decoración, unas fresas y unas hojitas de menta.
Feliz San Valentín a todos! :)





Tofu casero

En este video te enseñaré a hacer tofu desde cero, es decir a partir de las habas de soja. Las habas de soja de cultivo ecológico tienen la ventaja de no llevar pesticidas, ni OGM (la soja es una de las semillas más modificadas geneticamente en el mundo). Compraremos soja amarilla, que es la mejor indicada para hacer leche y tofu. 



Necesitarás un paño fino y resistente para filtrar la leche y más tarde el tofu. Puedes dejar que el tofu vaya cuajando directamente en un escurridor, o como en este video, puedes utilizar un kit de madera que le dará su forma tradicional rectangular. Yo conseguí el mío aquí, en esta página.

Espero que el video te parezca claro. Si tienes dudas no dudes en preguntar en la sección de comentarios!

Barritas de cereales con okara


La barrita de cereales es un gran clásico de los deportistas, aunque también puede encontrar su lugar en la mochila de los niños para tener una merienda saludable en el cole. Muy fáciles de preparar, las barritas caseras te permiten comer alimentos 100% naturales, 100% saludables, sin ningún aditivo o conservante. Nada que ver con las barritas industriales, que traen muchísima glucosa y pocos nutrientes.
Éstas van con okara, que es el residuo de la leche de soja (la parte de las habas trituradas que se queda filtrada, puedes descubrir lo que es en este vídeo). La okara contiene muchas proteínas, y contiene casi toda la fibra de las habas de soja. Por eso estas galletas también son muy saciantes y serán ideales para desayunar o merendar.


Ingredientes (para 8 barritas grandes) :

  • 100g de okara 
  • 50g de anacardos
  • 50g de almendras
  • 50g de nueces
  • 50g de dátiles
  • 20g de bayas de gojí
  • 100g de avena
  • 3 cucharadas de miel o sirope de ágave
  • 30g de chocolate a 70% de cacao


Poner todos los frutos secos en el bol de un mixer. Triturar hasta tener una consistencia un poco pegajosa, pero que todavía se encuentren trozos.
En un bol, mezclarlos con la avena, la okara, el chocolate en pepitas (o trocitos), y la miel o el sirope. Se puede mezclar con las manos para amalgamar mejor los ingredientes. 
Poner esta mezcla en moldes de silicona de forma rectangular, y hornear 10 minutos a 180 grados. Sacar del horno, dejar enfríar 2 horas como mínimo, y desmoldar. 
Las barritas se conservarán 4 o 5 días en un tupper a temperatura ambiente.


Tarta de remolacha y manzana con queso brie gratinado

Una tarta dulce y salada, para un entrante original y bonito. La remolacha con su sabor dulzón se combina muy bien con la manzana. En la base de la tarta ponemos una capa de cebolla confitada, y todos estos tonos dulces los contrarresta el toque ligeramente amargo del queso brie. Una fiesta de sabores y texturas para tu paladar!



Ingredientes :
  • 1 masa quebrada (dulce o salada)
  • 3 manzanas
  • 1 remolacha grande
  • 2 cebollas
  • 1 pizca de tomillo
  • sal, pimienta
  • 1 cucharadita de crema de vinagre balsámico
  • 2 cucharadas de azúcar
  • trozos de queso brie 
  • avellanas tostadas (opcional)

Cocer la remolacha al vapor o al horno (en papel de aluminio) hasta que esté cocida pero todavía ligeramente crujiente. 
Mientras, picar la cebolla y ponerla a "sudar" en una sartén con aceite de oliva. Ponerle sal, tapar y dejar que se vaya haciendo a fuego muy lento. Cuando se haya evaporado casi todo el agua de vegetación, quitar la tapa y dejar que se evapore todo, hasta que empiece a dorar. Echar entonces una cucharadita de azúcar, un poco de tomillo, y un poco de crema de vinagre balsámico. Dejar a fuego medio hasta que caramelice bien la cebolla. Reservar.


Pelar las manzanas y cortarlas en rebanadas no muy finas.  Ponerlas en una sartén con una cucharada de azúcar. Dejar que caramelicen a fuego medio. Echarle una pizca de tomillo, y sacarlas del fuego cuando estén ya blandas, pero que no se deshagan.


Pelar la remolacha, cortarla en medias rodajas muy finas (con mandolina si puede ser). 

Estirar la masa quebrada muy fina, disponerla en un molde redondo o en moldes individuales. Poner un poco de cebolla confitada en el fondo y disponer las manzanas en círculos. Intercalar la remolacha entre las manzanas de forma decorativa.

Hornear a 200 grados unos 15 minutos. Sacar la tarta, disponer los trozos de brie encima, y volver a hornear 5 minutos hasta que se derrita el queso.

Servir con avellanas tostadas y rúcula.

Manjar blanco y carquiñolis

El manjar blanco o "menjar blanc" es un postre típico de Cataluña, aunque se haya hecho popular en toda Europa. Es una crema tipo natilla, hecha con leche de almendra, almidón y aromas. Para acompañarla qué mejor que unos carquiñolis, también originarios de Cataluña! Estas dos preparaciones tienen la ventaja de llevar mucho fruto seco, y relativamente poco azúcar, por lo que (aunque sean "contundentes") resultan mucho más saludables que otros postres que suelen llevar mucho azúcar refinado y grasas saturadas. 

Ingredientes :

Para el manjar blanco :
  • 400ml de leche de almendras
  • 60g de azúcar
  • 18g de almidón de maiz
  • piel de 1/2 limón
  • 1 pizca de canela 
  • 1 cucharadita de agua de azahar
Para los carquiñolis : 
  • 90g de harina
  • 30g de almendra molida
  • 75g azúcar glas
  • 10cl agua+20g de semillas de lino
  • 5g de impulsor
  • 1 pizca de canela
  • 75g de almendras crudas con piel 

Preparar el manjar blanco : poner al calentar la leche de almendra con la piel de limon. Cuando esté a punto de hervir, apagar el fuego y dejar infusionar 15 min. Mezclar el azúcar con el almidón, diluirlos con un poco de leche de almendra fría. Volver a calentar la leche con la canela y el agua de azahar. Añadir la mezcla de azúcar y almidón y llevar a ebullición sin parar de remover. Dejar hervir un minuto removiendo bien con varilla para que espese la crema sin que se formen grumos. Sacar del fuego, verter en una fuente o en cuencos individuales y tapar a piel. 
Dejar enfríar.

Carquiñolis : poner a remojar las semillas de lino en 10cl de agua, dejarlas media hora como mínimo. 
Mezclar la harina con las almendras molidas, el azúcar, el impulsor y la canela. Añadir las semillas con su agua y trabajar con espátula hasta conseguir una masa parecida a la de un pan. (Incorporar más agua si hace falta). Incorporar entonces las almendras picadas de forma gruesa e irregular. 

Disponer la masa en forma de pan alargado tipo baguette sobre una alfombra de silicona en la bandeja del horno. Precalentar el horno, y hornear unos 30 minutos a 170º, hasta que tome un poco de color. Sacar del horno, dejar que se enfríe un poco. Cuando se pueda ya tocar con los dedos, cortar unas rebanadas de 1/2cm de grosor, procurando no romperlas (es la parte más difícil!). Disponer estas rebanadas otra vez en la bandeja del horno y hornear unos 5 minutos más para que se vayan secando bien. Dejar enfríar.

Servir el manjar blanco con los carquiñolis, para que se pueda mojar cada rebanada en la crema fría.


Veggie+ : gracias a la presencia de almendras, estas dos preparaciones traen una gran cantidad de proteínas vegetales, calcio, y vitamina E (con grandes propiedades antioxidantes). La mayoría del aporte en hidratos de carbono es de absorpción lenta, por lo que aunque sea un postre bastante calórico, también tiene un gran poder saciante que permitirá no tener hambre hasta la próxima comida : no son calorías vacías! :)

Terrina de seitan


Las fiestas de Navidad se acercan! Si andas buscando ideas, puede que ésta te guste : esta inspirada en el "paté en croûte" francés. Una masa quebrada encierra un relleno de seitan con champiñones y pepinillos, todo gelificado con agar agar para conseguir la textura de una terrina. La presentación queda graciosa, se puede hacer en miniaturas o en un molde rectangular de terrinas para luego cortarlo en rebanadas. Si lo haces en miniaturas, también puedes sustituir la masa quebrada por masa de hojaldre para un resultado más ligero.

Ingredientes : (para dos terrinas de 8cm de Ø)

Para la masa : 
  • 150g harina
  • 7cl aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de tomillo
  • agua
Mezclar la harina con la sal y el tomillo. Incorporar el aceite, mezclar con los dedos, y añadir un poco de agua hasta poder amasar. Amasar brevemente y dejar reposar en nevera.

Para el relleno :
  • 80g de seitan ahumado
  • 6 champiñones
  • ajo, perejil picados
  • 5cl de vino dulce (tipo moscatel)
  • 1,5g de agar agar instantáneo
  • sal, pimienta, nuez moscada
  • 2 pepinillos

Picar los champiñones muy finos. Ponerlos a dorar en una sarten con
aceite de oliva. Cuando hayan perdido todo el agua de vegetación, incorporar una pizca de ajo y perejil picados. Incorporar el seitan, dorar un poco, y añadir el moscatel. Dejar que se evapore el alcohol, salpimentar, añadir un poco de nuez moscada rallada. Sacar del fuego.
Poner 25cl de agua en la misma sarten, calentar hasta que hierva. Incorporar el agar agar, dejar hervir hasta que se evapore la mitad del líquido. Incorporar entonces la mezcla de seitan y champiñones, remover un poco y sacar del fuergo.


Extender la masa quebrada hasta la medida de los aros pasteleros (o moldes). Forrar los moldes, y dejar 1cm de masa de más para poder sellar luego la tapa. Llenar con el relleno a la mitad, disponer un pepinillo en medio y acabar de llenar hasta 1cm del canto. Disponer un disco de masa encima a modo de tapa, sellar los bordes doblando la masa y pinzando un poco para que se peguen bien. Decorar con recortes de masa. 


Pintar con leche (o leche de almendra) antes de hornear unos 15-20 minutos a 220 grados. La masa tiene que estar cocida, pero no demasiado seca para que no se rompa cuando se corten las terrinas.



Medallones de polenta con ratatouille de olivas negras

polenta-sin-glutenSi quieres un plato a la vez elegante, sabroso y completo, este lo tiene todo. Las aceitunas negras le dan un sabor intenso a la ratatouille, que permite equilibrar el sabor neutro de la polenta. Los medallones van dorados en la sarten para tener una consistencia bien crujiente. En vez de plato, también se puede servir como entrante o tapita (poniendo solo un medallón por ejemplo, acompañado de unas hojas verdes de rúcula o canónigos).

Ingredientes :



Para los medallones : 
  • 200g de polenta instantánea
  • 1/2 litro de agua
  • sal, pimienta, orégano 

Para la ratatouille de aceitunas :
  • 1 cebolla grande
  • 1 calabacín
  • 1/2 berenjena
  • 10 aceitunas negras tipo Kalamata
  • 10cl de tomate frito
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cucharadita de orégano
  • 1 pizca de comino
  • perejil picado
  • aceite de oliva virgen extra de sabor intenso



Preparar la polenta : calentar el agua en una olla, ponerle sal, pimienta y una pizca de orégano. Cuando empiece a hervir, echar la polenta. Remover con una espátula sin parar durante un minuto. Cuando la polenta se empieza a despegar de los lados, verterla en un tupper de plástico cuadrado o rectangular, sobre 2cm de grosor.
Dejar que se enfríe totalmente.

Preparar la ratatouille : picar la cebolla y ponerla a dorar en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. La cebolla tiene que perder todo el agua, se tiene que dejar a fuego lento hasta que esté totalmente cocida y muy dorada, como si se tratara de un sofrito. Añadirle entonces el calabacín y la berenjena cortados en cubitos de 1/2 cm de grosor. Cocer a fuego vivo para que se vaya evaporando todo el agua de vegetación, y que las verduras empiecen a dorarse. Añadir entonces el tomate frito, las aceitunas (sin hueso y partidas por la mitad), el ajo picado, el comino, y el orégano. Remover bien y dejar que reduzca un poco más a fuego lento.



Precalentar el horno a 200º. Recortar los medallones de polenta en unos rectángulos de 7cm por 4 más o menos, y ponerlos a dorar en una sartén de fondo antiadherente, con aceite de oliva. Dorar los medallones de cada lado, a fuego vivo. Se tiene que crear una costra muy crujiente. Una vez tengan costra, ponerlos en una fuente y hornear unos 7 minutos. Esto permitirá calentar bien el interior, y secar aún más la capa crujiente. 

Servir los medallones con una cucharada de ratatouille encima, y decorar con perejil picado o albahaca.