Patatas al horno con "Chantilly" de queso de cabra y menta

Es un entrante fácil de hacer, que no toma mucho tiempo de preparación. La gracia del plato está en comer las patatas muy calientes con la salsa muy fría, el sabor de la menta siendo muy refrescante e  ideal para un plato de verano. Si no te gusta el queso de cabra puedes sustituirlo por cualquier otro queso fresco menos fuerte.



Ingredientes :



  • 6 patatas medianas
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal

Para la salsa : 

  • 15cl de nata para montar (30% materia grasa)
  • 50 gramos de queso de cabra (fresco)
  • 1 diente de ajo
  • 10 hojas de menta
  • 5 ramitas de perejíl
  • sal, pimienta

Lavar las patatas y partirlas por la mitad, sin pelarlas. Ponerlas en un cuenco para el horno. Echar un chorrito de aceite de oliva encima y hornearlas unos 25 minutos a 200 grados. (A la mitad de la cocción, vaporizar un poco de agua para que no se sequen demasiado). 


Para la Chantilly : la nata debería de estar muy fría (1-2 grados). Para que se enfríe más rápido si no estaba en la nevera, se puede verter en un bol y disponerlo en el freezer unos 10 minutos, así tanto la nata como el bol estarán frío. La temperatura baja ayuda a que la nata suba más rápido.
Montar la nata con un batidor eléctrico hasta que llegue a estar bastante firme, sin llegar nunca al punto de mantequilla.
Machacar el queso y añadirlo a la nata, batir un poco más para mezclarlo. Picar el ajo, la menta y el perejíl, añadirlos junto con un poco de sal y pimienta, y batir unos segundos más hasta tener una crema bien firme.

Servir las patatas muy calientes con la crema al lado. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada