Medallones de polenta con ratatouille de olivas negras

polenta-sin-glutenSi quieres un plato a la vez elegante, sabroso y completo, este lo tiene todo. Las aceitunas negras le dan un sabor intenso a la ratatouille, que permite equilibrar el sabor neutro de la polenta. Los medallones van dorados en la sarten para tener una consistencia bien crujiente. En vez de plato, también se puede servir como entrante o tapita (poniendo solo un medallón por ejemplo, acompañado de unas hojas verdes de rúcula o canónigos).

Ingredientes :



Para los medallones : 
  • 200g de polenta instantánea
  • 1/2 litro de agua
  • sal, pimienta, orégano 

Para la ratatouille de aceitunas :
  • 1 cebolla grande
  • 1 calabacín
  • 1/2 berenjena
  • 10 aceitunas negras tipo Kalamata
  • 10cl de tomate frito
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cucharadita de orégano
  • 1 pizca de comino
  • perejil picado
  • aceite de oliva virgen extra de sabor intenso



Preparar la polenta : calentar el agua en una olla, ponerle sal, pimienta y una pizca de orégano. Cuando empiece a hervir, echar la polenta. Remover con una espátula sin parar durante un minuto. Cuando la polenta se empieza a despegar de los lados, verterla en un tupper de plástico cuadrado o rectangular, sobre 2cm de grosor.
Dejar que se enfríe totalmente.

Preparar la ratatouille : picar la cebolla y ponerla a dorar en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. La cebolla tiene que perder todo el agua, se tiene que dejar a fuego lento hasta que esté totalmente cocida y muy dorada, como si se tratara de un sofrito. Añadirle entonces el calabacín y la berenjena cortados en cubitos de 1/2 cm de grosor. Cocer a fuego vivo para que se vaya evaporando todo el agua de vegetación, y que las verduras empiecen a dorarse. Añadir entonces el tomate frito, las aceitunas (sin hueso y partidas por la mitad), el ajo picado, el comino, y el orégano. Remover bien y dejar que reduzca un poco más a fuego lento.



Precalentar el horno a 200º. Recortar los medallones de polenta en unos rectángulos de 7cm por 4 más o menos, y ponerlos a dorar en una sartén de fondo antiadherente, con aceite de oliva. Dorar los medallones de cada lado, a fuego vivo. Se tiene que crear una costra muy crujiente. Una vez tengan costra, ponerlos en una fuente y hornear unos 7 minutos. Esto permitirá calentar bien el interior, y secar aún más la capa crujiente. 

Servir los medallones con una cucharada de ratatouille encima, y decorar con perejil picado o albahaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada