Risotto de calabaza

Un risotto de un bonito color naranja, bien cremoso y reconfortante! Para preparar un risotto, es importante siempre ir echando el líquido poco a poco e ir removiendo energicamente el arroz : de esta manera conseguimos que se vuelva cremoso.







Ingredientes (para 2 platos) : 
  • 200g de calabaza
  • 100g de zanahoria
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 20cl de vino blanco
  • 1 cubito de caldo
  • 200g de arroz redondo
  • sal, pimienta
  • 1/2 cucharadita de comino en semillas
  •  1 hoja de laurel
  • cebollino y perejil
  • mantequilla (opcional)
  • parmesano (opcional)

Picar la cebolla muy finita, ponerla a rehogar en un poco de aceite de oliva (o mantequilla), a fuego muy lento. Mientras, ir cortando las zanahorias en cubitos de 1/2cm de grosor. Cuando la cebolla esté bien transparente y empezando a dorar, añadir la zanahoria y subir el fuego. Dejar que se dore unos minutos hasta que se ablande ligeramente. Añadir la calabaza en daditos de 1/2cm, el comino, el laurel, sal, pimienta, y el ajo entero aplastado (sin piel). Dorar un poco, y añadir el arroz. Dejar que este se impregne un poco del aceite hasta que se vuelva transparente (añadir un poco de aceite si necesario). Añadir entonces el vino, y remover bien, siempre a fuego vivo. Cuando se haya evaporado el alcohol, mojar con un poco de caldo (o el cubito diluido en agua caliente), y remover. Cuando se haya absorbido todo, volver a añadir un poco de caldo y dejar que el arroz lo vaya absorbiendo, sin parar de remover. Repetir hasta que el arroz esté cocido. Removiendo, el arroz se hará cada vez más cremoso. 



Al final, fuera del fuego, se puede incorporar parmesano rallado para ganar en cremosidad.
Servir y decorar con cebollino o perejil.

Truco : si te ha quedado arroz blanco del día anterior y lo quieres utilizar, esta receta también se puede hacer cocinando las verduras y añadiendo el arroz cocido al final : entonces no será un risotto, pero sale (casi!) igual de bueno.

1 comentario: