Quiche de ciruelas y calabacín

Otra variedad de quiche, esta vez con un sabor un poco dulce gracias a la presencia de las ciruelas. Si te gusta mucho el contraste de sabores, prepárala igual que lo hice yo con queso de cabra. El toque ácido del queso contrasta con la dulzura de la ciruela por lo que combinan muy bien estos dos elementos. También se puede preparar con queso fresco (tipo Burgos), queso rallado, y hasta con queso azúl para los más atrevidos.




Ingredientes :
  • 1 masa quebrada hecha con harina integral
  • 1 cebolla
  • 1 calabacín
  • 7-8 ciruelas pasas sin hueso
  • 2 huevos
  • 40cl de leche
  • 1 queso de cabra en rodajas (6-8 rodajas pequeñas)
  • 15 gramos de mantequilla
  • sal, pimienta
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 pizca de tomillo
  • 1 diente de ajo
  • aceite de oliva




Preparar la masa, y reservar.

Picar el ajo, echarlo en un bol con 5-6 cucharadas de aceite de oliva, remover un poco y dejar que el aceite vaya cogiendo sabor. 
Mientras, cortar el calabacín : con la ayuda de un pelador, pelar el calabacín para obtener láminas muy finas. Disponer las láminas en un bol y echarles la mezcla aceite-ajo encima. Mezclar como si fuera una ensalada, rápidamente, sin romper las láminas. Reservar.


Picar la cebolla en 1/2 rodajas finas. Ponerla a pochar en una sarten con la mantequilla, a fuego medio. Mientras, disponer las ciruelas cortadas por la mitad en el fondo de la masa, repartiéndolas de forma homogenea. Una vez la cebolla esté hecha (10-15 minutos), repartirla sobre las ciruelas.
Disponer las láminas de calabacín encima, dejando volúmen (no hay que aplastarlas). Se puede crear una flor en medio, o alguna forma bonita.

En un bol, batir los huevos, añadir la leche, sal, pimienta, perejil, y verter esta mezcla sobre la tarta. 

Disponer las rodajas de queso, y espolvorear encima de cada rodaja un poquito de tomillo. 

Hornear a 200 grados unos 30 minutos.
Servir bien caliente con una ensalada de rúcula.



1 comentario: