Mini-lasañas gratinadas

La lasaña suele representar un plato bastante fuerte, que se cocina para muchas personas en bandeja grande, lo que supone mucho trabajo. Esta receta permite cocinarla de forma individual, para poder disfrutar de un entrante ligero y sencillo de hacer cada vez que nos apetezca, con o sin invitados. El truco está en sustituir las placas de lasañas por placas de canelones, que son más pequeñas.

Ingredientes (para 4 cazuelitas) :

  • 12 placas de canelones
  • 6-7 champiñones
  • 2 tomates
  • 3 pimientos del piquillo
  • 2 zanahorias
  • 100 gramos de garbanzos en conserva
  • 50 gramos de tofú
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 20cl de tomate frito
  • 15cl de nata
  • 10-15 aceitunas negras
  • 50 gramos de queso rallado
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1/2 cucharadita de hierbas de provenza
  • sal, pimienta
Picar la cebolla, el ajo, cortar las zanahorias muy finas y los champiñones en láminas, y echar todo en una sartén con un poco de aceite de oliva, junto con las especias. Dejar que todo se dore bien, añadir el tomate y el tofú cortados en daditos muy finos, los pimientos cortados en láminas finas, los garbanzos, y las aceitunas partidas por la mitad. Dejar que se haga a fuego medio unos 10 minutos. Añadir la mitad del tomate frito y dejar un minuto más.
Echar las placas de canelones en 1 litro de agua hirviendo, con 3 cucharadas de aceite de oliva para que no se peguen entre sí. Dejarlas unos 3 o 4 minutos, hasta que queden un poco blandas.

Echar un poco de tomate frito y de nata en el fondo de 3 o 4 cazuelitas. Disponer una placa para canelones, echar un poco de relleno de verduras, disponer otra placa para canelones, otra capa de relleno, otra placa, y cubrir bien con nata y tomate frito. Decorar con 2 o 3 aceitunas.
Cubrir con un poco de queso rallado, y gratinar unos 15 minutos en el horno.

Servir con una ensalada verde, o de rúcula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada